Presidente del rival Palmeiras en Libertadores exalta a Leila Pereira, dice que está ‘sin miedo y sin límites’ y enumera retos de una mujer en el fútbol sudamericano

ESPN.com.br habló en exclusiva con Jenny Montaño, representante de la selección boliviana que enfrenta este martes (12) al actual bicampeón de la Libertadores


bicampeón da CONMEBOL LibertadoresÉl palmeras, por fin, podrá volver a encontrar a su afición en Allianz Parque en un partido del torneo continental. Este martes (12), el equipo de Abel Ferreira recibirá, a las 21h30 (hora de Brasilia), transmitido en vivo por ESPN en Star+Él Petróleo Independientede Bolivia, y que también tiene una mujer como presidenta.

Se trata de jenny montanomientras que en el club paulista el mando es del ya conocido Leila Pereira. La peculiaridad ayuda, en cierto modo, a mostrar cómo poco a poco (muy poco) el fútbol sudamericano, durante muchas décadas comandado mayoritariamente por hombres, va lidiando con cambios y teniendo más presencia femenina en puestos importantes.

LA ESPN.com.br habló en exclusiva con Montaño, de 37 años, quien milita en el vigente campeón boliviano y debutó este año en la principal competición continental. Farmacéutica de profesión, la directora inició su carrera en el club en la tesorería, llegó a ser secretaria general y llegó a la presidencia en 2019. En la entrevista defendió que no debe haber límites para las mujeres.

Bajo el mando de Jenny Montaño, Petrolero logró el acceso a la Serie A del Campeonato de Bolivia en 2020, algo que no sucedía desde hacía 17 temporadas. Al año siguiente, el equipo aseguró una hazaña aún más expresiva al ganar la competencia a fines de 2021.

Si bien sigue siendo un equipo modesto y con poca notoriedad en Sudamérica, los bolivianos prometen mucha voluntad y lucharán por lograr un resultado histórico en Allianz Parque. Para Montaño, a pesar de la disparidad financiera entre los clubes, Petrolero tiene plenas condiciones para trastornar la vida de Verdão en São Paulo. “Podemos hablar de River Plate, Palmeiras, pero económicamente somos pequeños en comparación con los demás. Somos totalmente humildes, con una economía nada como los otros equipos de Sudamérica. Cuando asumí, el club estaba en una situación deplorable, en un escenario muy complicado, difícil. Pero pudimos hacer un muy buen trabajo, necesitamos tres años para subir a primera división y al año siguiente conseguimos el título de la división principal”, dijo el representante.

jugar

1:35

Jenny Montaño fue una de las encargadas de levantar al club boliviano de la segunda división al título nacional

“Tenemos muchas ganas, los atletas lo dejan todo en la cancha y así salimos campeones aquí. Habrá que verlo en el campo. Palmeiras e Independiente están 11 contra 11. Son los deportistas los que deciden. Tenemos que seguir buscando cosas importantes para nuestro club”, prosiguió el presidente, dejando claro que con el balón en marcha no le teme al poderoso rival brasileño.

Ella, por cierto, se aseguró de enviarle un mensaje a Leila Pereira y espera la visita del representante de Palmeiras en Sucre, Bolivia, cuando ambos equipos se enfrenten en la vuelta de la fase de grupos. Para el presidente de la selección boliviana, la idea de Petrolero es ser un espejo de su propio rival alviverde para ir creciendo poco a poco en Sudamérica.

“Realmente es un gran equipo, me siento orgulloso de poder hablar de este equipo. Tenemos que apuntar a estos grandes equipos. Quiero enviar mis saludos a la Presidenta Leila Pereira y la estaremos esperando aquí en Sucre con el corazón abierto. Tenemos que aprender de las cosas buenas que tiene Palmeiras. Apunta a ellos para que podamos crecer. Están donde están porque supieron gestionar el club”, dijo Montaño.

Retos y dificultades de una mujer en el fútbol sudamericano

Aún con los recientes éxitos al frente de Independiente Petrolero, Jenny Montaño admite que no es fácil para una mujer insertarse en el fútbol sudamericano, un ambiente dominado mayoritariamente por hombres durante décadas. El representante explica que por más desafiante que sea el momento actual, los “límites no existen”. También cree que las nuevas mujeres deberían ocupar pronto los primeros puestos en los clubes de todo el continente.

jugar

0:45

Jenny Montaño fue una de las encargadas de levantar al club boliviano de la segunda división al título nacional

“No es fácil estar en el fútbol. Es un entorno que siempre ha estado dominado por los hombres, pero estamos demostrando que podemos hacer un buen trabajo. La mujer puede ser la cabeza de un proyecto y responsable de tomar todas las decisiones. El trato con los deportistas no es fácil, pero con habilidad, con respeto, las cosas funcionan”, dijo.

Hoy presidenta del club, creció involucrada en el fútbol boliviano. Su padre, Abelardo Montaño, formó parte de la Asociación de Fútbol de Sucre durante 35 años. El presidente también está casado con Manuel Grass, hermano de Juan Pablo Grass, quien jugó en equipos como Independiente Petrolero, Real Potosí y Stormers. “Estuve con funcionarios de la Conmebol, con los magnates del fútbol, ​​y todos fueron muy respetuosos, muy educados. Tengo una gran relación con ellas y tiendo a tratarlas mejor que a otras mujeres a veces. Yo creo que los hombres también están abiertos y nos pueden ayudar”, informó.

“Pero creo que el escenario ha cambiado. Tenemos una mujer al frente de un equipo campeón de la Libertadores, una mujer al frente de un equipo campeón de Bolivia, queremos seguir creciendo, sabemos lo que podemos hacer y no podemos poner límites a nada porque no existen . Las mujeres tenemos que prepararnos para lo que venga”, dijo una categórica Jenny.

Inspiración para la mujer boliviana y “siempre con la cabeza en alto”

La vida de la mujer boliviana está lejos de ser fácil. En los últimos años ha sido notable el aumento de los casos de feminicidio y violencia contra la mujer en el país. En 2020, el gobierno federal incluso declaró una alerta nacional contra los delitos contra las mujeres. El año pasado, Bolivia fue el país con mayor tasa de feminicidios de toda Sudamérica: en total, hubo 108 casos registrados.

La ola delictiva sacó a las calles a las mujeres bolivianas. La ‘Marcha de Mujeres contra la violencia machista y contra la corrupción en la justicia’ recorrió el país y finalizó en el Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, la capital boliviana. Las protestas se produjeron luego de que la justicia del país dejara en libertad a varios hombres acusados ​​de violación, feminicidio y casos de violencia contra la mujer.

Es en medio de este escenario que Jenny Montaño intenta transformarse en un símbolo de referencia para las niñas y mujeres de Bolivia y servir de inspiración para que otras personas sigan su camino.

“Recibo muchos contactos de mujeres que dicen que quieren seguir mis pasos. La vida está hecha de desafíos y estos nunca deben generar miedo. Cuantos más retos tengas en la vida, mejor para seguir creciendo. Tenemos que motivarnos y creer que podemos hacerlo todo. No hay hombre que sea superior a una mujer. Tenemos la posibilidad de ser mejores en todos los sentidos”, dijo.

“Somos madres, esposas, hijas, por eso estamos en todos lados para ser lo mejor para nuestras familias. Agradezco a las mujeres bolivianas. Nunca bajar la cabeza, tenemos que ser fuertes, tenemos que saber luchar por nuestros objetivos, pero siempre con la frente en alto. Por supuesto, a veces podemos cometer errores, somos seres humanos. En la vida todos tenemos derechos, pero sigamos adelante con el tiempo, siempre con la fuerza de Dios, avanzando para aprender de los errores y no volver a cometerlos. Con la frente en alto y dando ejemplo a nuestros hijos y a otras mujeres”, concluyó.

.

Add Comment