Covid-19: la libre circulación del virus favorece la aparición de “híbridos” – 12/04/2022

Dos años después del inicio de la pandemia de Covid-19, el SARS-Cov-2 sigue circulando activamente por el mundo, pero la mayoría de los países han relajado las medidas de protección, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social. En Francia, como en muchos otros lugares, la vida ha vuelto a la normalidad.

Dos años después del inicio de la pandemia de Covid-19, el SARS-Cov-2 sigue circulando activamente por el mundo, pero la mayoría de los países han relajado las medidas de protección, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social. En Francia, como en muchos otros lugares, la vida ha vuelto a la normalidad.

Taissa Stivanin de RFI

Miles de infecciones se registran todos los días en Francia, pero las contaminaciones ya no saturan los hospitales como al comienzo de la pandemia, en 2020. La alta tasa de vacunación protege a la población de formas graves, sin embargo, la libre circulación de SAR-Cov-2, genera un terreno propicio para el surgimiento de los llamados “híbridos”.

La aparición de híbridos ocurre cuando dos personas se contaminan simultáneamente por dos variantes diferentes. Los virus intercambian fragmentos de ARN, y esta recombinación genética da como resultado una cepa con características de ambos, que luego infecta a otro individuo. El proceso es una evolución natural de los virus.

En todo el mundo, desde el comienzo de la pandemia, los científicos han descubierto cientos de híbridos de SARS-Cov-2. Entre ellos está el XE, una mezcla de dos cepas del omicron, el BA.1 y el BA.2, el XF -que mezcla el delta y el omicron- además del famoso deltacron. Esta cepa preocupa específicamente a los científicos porque habría conservado el potencial de la variante delta para causar casos graves.

“El virus es capaz de modificarse, quizás no indefinidamente, pero hay posibles recombinaciones entre diferentes familias”, dijo el infectólogo francés Benjamin Davido, en una entrevista con RFI. Según el investigador, la flexibilización casi generalizada de las medidas de protección favorece la circulación de variantes de distintos hemisferios, como ya ocurre con la gripe.

Esto explicaría en parte por qué los gobiernos que han adoptado la estrategia “covid cero” no están logrando controlar la propagación del virus. “Esto es lo que está pasando actualmente en Asia, y en países como China, Singapur o Hong Kong. En estos países la población ha estado poco expuesta al virus y está siendo golpeada con violencia por la ola omicron”, observa Davido.

La guerra puede complicar la pandemia

Con la libre circulación del SARS-CoV-2, el infectólogo francés advierte también del riesgo de aparición de “incubadoras de variantes” entre los vacunados y del efecto negativo de la guerra de Ucrania sobre la pandemia. “La situación entre Rusia y Ucrania es actualmente preocupante. El seguimiento de las enfermedades infecciosas es difícil y puede contribuir a modificar el virus. Esto favorecerá la aparición de otras variantes, como el omni, en los próximos años”, pronostica.

Quedan todavía muchas preguntas abiertas: ¿qué secuelas tendrán que vivir los infectados tras la cura? ¿Existe el riesgo de que surja otra cepa peligrosa en otoño en el hemisferio norte? ¿Se pueden “actualizar” las vacunas a tiempo para proteger a las poblaciones? A pesar de todas estas incertidumbres, el infectólogo francés ve con optimismo la evolución de la pandemia que, según cree, se encamina hacia la fase endémica.

“Lamentablemente, el virus mató a los más frágiles. Esa es la historia de las enfermedades infecciosas. Un virus, en promedio, genera oleadas sucesivas durante aproximadamente tres años y luego se vuelve estacional. Eso fue lo que sucedió con la gripe española a principios del siglo XX”. ejemplifica

inmunidad colectiva

El infectólogo francés también recuerda que el SARS-Cov-2 ha mutado para infectar al mayor número de personas posible, sin provocar necesariamente formas más graves. Según él, esto no quiere decir que no sea peligroso, pero la vacunación y la exposición de las poblaciones al virus las protege de hospitalizaciones prolongadas y de la muerte.

Varios estudios demuestran que los inmunizantes combinados con la infección generan una fuerte protección, activando la inmunidad humoral, formada por anticuerpos específicos, y la inmunidad celular, mediada por los linfocitos T. Estas células del llamado sistema adaptativo, esenciales para el sistema inmunitario, son más o menos efectivo, dependiendo de varios parámetros: uno de ellos es la exposición a otros virus o bacterias a lo largo de la vida del individuo.

Sin la aparición de una nueva cepa, el manejo del SARS-Cov-2 será similar al de la gripe, señala Benjamín Davido. “En todo caso, tendremos una inmunidad colectiva con el omicron, que no durará indefinidamente, sino por un tiempo determinado”. Cada vez hay menos casos graves, y la impresión, según él, es que el virus se está volviendo menos agresivo.

“El virus ya ha llegado a los más vulnerables y a las personas con más riesgo de acabar en el hospital. Además, ha habido una vacunación intensa a nivel internacional, incluida Francia, lo que significa que estamos, en general, protegidos”, ha afirmado. reitera.

Uno de los desafíos, enfatiza, es hacer comprender a la población la importancia de la vacunación periódica con inmunizaciones a base de ARN, además del uso de las herramientas existentes para detener la circulación de la enfermedad, cuando sea necesario. Recuerde que el final de una ola no significa el final de la epidemia, y la gripe es el mejor ejemplo. El especialista señala que es importante prepararse para el futuro, para evitar la saturación de los hospitales, como ocurrió en los dos primeros años de la pandemia de la Covid-19.

Add Comment